Alimentación y medicamentos

La madre necesita una dieta sana y variada. En casos de enfermedad o problemas nutricionales, puede el médico aconsejar suplementos.

Los alimentos pasan a la leche y pueden cambiar su olor y sabor. Esos cambios ayudan al bebé a conocer sabores, lo que le permitirá aceptar fácilmente la alimentación complementaria. Se debe evitar el consumo en exceso de café, bebidas con cola, té y chocolate.

No se ha demostrado que algún alimento ayude a producir más leche.

A menudo, se piensa que las plantas medicinales son inofensivas, pero muchas contienen sustancias que pueden ocasionar toxicidad al bebé. La mayoría de los fármacos habituales son compatibles con la lactancia y en muy pocas ocasiones es necesario suspenderla (información en www.e-lactancia.org )