El inicio de la lactancia materna

Si madre e hijo están sanos se debe colocar al recién nacido encima de su madre, en contacto piel con piel, sin interrupciones, al menos hasta que realice la primera toma de pecho.

El contacto piel con piel favorece la instauración de la lactancia, la adaptación a la vida extrauterina y el vínculo madre-hijo.

Se recomienda realizar la identificación y test de Apgar con el bebé encima de la madre y postergar otras rutinas, como el peso, para después del contacto piel con piel.

Con el fin de aliviar el dolor se aconseja realizar los procedimientos molestos o dolorosos (como la punción del talón) mientras el lactante está al pecho.